Arte de la guerra de Sun Tzu y el conocimiento de sí mismo -

16.06.2013 23:23

 

 

El arte de la guerra de Sun Tzu es el más antiguo manual de estrategia militar conocido. Data del siglo IV antes de nuestra era, y las aplicaciones prácticas del pensamiento del estratega chino Sun Tzu han servido de inspiración tanto para combatientes en la historia moderna (su introducción a Occidente data del siglo XVIII) como a líderes y emprendedores de todo tipo.

La guerra, como la entiende Sun Tzu, es un conflicto inevitable, el cual sin embargo debe encararse pensando en la victoria y no en la persistencia. Ganar lo es todo en una situación extrema, y no hay medias tintas en esto: cualquier otro resultado diferente a la victoria será una posibilidad de ser derrotados. El arte supremo en la guerra es el engaño; la victoria definitiva, aquella que se gana sin siquiera salir al campo de batalla.

Pero aunque no tengamos nada que ver con la vida militar, los consejos del Arte de la guerra siguen siendo pertinentes para la resolución de todo tipo de conflictos. Escrito muchos siglos antes del famoso libro El príncipe de Nicolo Machiavelo, Arte de la guerra ya nos previene contra la ingenuidad del que no viendo conflicto, evita hacer preparativos para hacerle frente. La primera victoria para Sun Tzu es la que el estratega gana sobre sí mismo, contra su propio carácter y beligerancia. La guerra es necesaria, pero lo que está en juego son vidas y recursos, así que se entra en conflicto sabiendo ser eficiente y práctico; un ejército, dice Sun Tzu, es como un fuego: si el estratega no sabe apagarlo a tiempo se consumirá a sí mismo.

La guerra en nuestro día a día es una lucha sin cuartel contra la ignorancia de lo propio, contra los hábitos aprendidos y todo aquello que nos aleja de la consecución de nuestras metas. Lo que este manual de artes marciales sigue aconsejándonos es analizar nuestro propio carácter, conocerlo, y no sabotearnos a nosotros mismos; también hace énfasis en el pensamiento estratégico, es decir, en la correcta administración de los recursos y las fuerzas. Lo anterior es necesario tanto en el corto como en el largo plazo: el acento está puesto en lo imperioso de conocer las propias fuerzas así como las del enemigo, en cualquier momento.

Leer Arte de la guerra puede ponernos un poco paranoicos: no todo adversario es enemigo. En términos del conocimiento de uno mismo podemos pensar que el enemigo es todo aquello de nosotros mismos que por desconocimiento o ingenuidad amenaza nuestra supervivencia, nuestros planes, etc. El miedo, la desidia, la indisciplina, la cobardía, la irresponsabilidad, todas son faltas de conocimiento de uno mismo, o en términos de Sun Tzu, falta de visión del estratega.

Un líder que puede llevar a la victoria a un ejército es primeramente un ganador de sí mismo, alguien que ha sabido verse a sí mismo y reconocerse. La primera victoria es al interior. Las posteriores son solamente consecuencias naturales y casi inevitables de esa victoria sobre nosotros mismos que vamos ganando una y otra vez, día a día.

 

http://faenasphere.com/#!/target=arte-de-la-guerra-de-sun-tzu-y-el-conocimiento-de-si-mismo

- See more at: http://www.luzdelevante.com/?p=51409#sthash.ajNTXf0g.dpuf

Contacto

María del Carmen

609458688 idrisazzahra@gmail.com