Dios, a través de la ciencia - Dr.Armando Bukele Kattán

03.04.2013 19:59

 

Después de hablar sobre diferentes temas de la realidad, presente e histórica, muchas veces complicados, hablaré sobre un tema teóricamente abstracto que bordea la física y la metafísica y por lo tanto es menos conflictivo, aunque un poco más complicado.

El amor es la fuerza misteriosa que impregna la creación; es el supremo móvil de todo lo creado; es la base de la existencia de los seres humanos. Por amor, Dios, el Eterno Absoluto, creó los cielos, la Tierra, los mundos visibles e invisibles y todo los que ellos contienen. Y les impregnó a todas las cosas creadas, su esencia.

Dios, siendo absoluto e infinito no puede tener límite alguno; lo opuesto a Dios, es Dios mismo. El amor de Dios, es el amor absoluto. Todo lo demás, que ha tenido un principio, está basado en la Ley de los opuestos. Así que el Amor y sus sinónimos: Atracción, afinidad, cohesión, gravitación, contracción, acción, materia, etc. Opone a su contrario: odio, repulsión, no-afinidad, incohesión, repulsión, expansión, reacción, antimateria, etc.

El amor no es sólo la atracción sensual entre los seres humanos, o el amor espiritual más elevado, como el amor de la madre por su hijo, sino también la afinidad que hace a un átomo unirse con otro; a una molécula a unirse con otras para formar cuerpos más grandes; a la atracción de un cuerpo por otros, por efecto de sus masas hacia un centro de gravedad; a la expansión de lo pequeño a lo grande, liberando energía; a la acción sobre un cuerpo o una fuerza; hacia la formación de materia; a la unión de 2 polos desiguales vía magnetismo o electricidad, etc.

Toda acción tiene una reacción de igual intensidad, pero de sentido contrario. Toda partícula material está ligada a una antipartícula en simetría CPT: Carga,  Spin y Tiempo. Juntas se neutralizan liberando energía. Materia + antimateria separadas forman 2 realidades; juntas se neutralizan y lo material desaparece. De allí se explica físicamente (y quizá metafísicamente), ¿cómo puede crearse algo de la nada? Separar la materia de la antimateria. Pero eso le corresponde únicamente al Creador.

En el mundo atómico y subatómico, la materia y antimateria coexisten y se neutralizan en reacciones quánticas, desintegrándose en energía pura, generalmente electromagnéticas: fotones, de diferente λ, electrones+positrones, protones+antiprotones, neutrones+antineutrones, neutrinos+antineutrinos, etc.

A nivel macro sin embargo, la antimateria no se observa ya que se encuentra en un universo paralelo. La producción en exceso de materia, hace que ésta se acumule formando planetas, soles y galaxias.

La tierra no es el centro del Universo; sino que es un simple planeta alrededor de un sistema solar que se encuentra en la periferia de una Galaxia, llamada  Vía Láctea, donde se encuentran más de 100,000 millones de estrellas, como el sol (no un millón, ni 100 millones, son cien mil millones) y en el Universo conocido hay más de 100 mil millones de Galaxias, como nuestra Galaxia ¡Y todavía esperamos estar solos en el Universo! Y ese es solo el Universo conocido de 3 dimensiones. ¿Y los universos paralelos; y los universos de mayor número de dimensiones, que la ciencia Física reconoce hasta 26 dimensiones por ahora, aunque ya se habla de un paquete dimensional de 226 dimensiones, y eso no es más, que lo que la Ciencia reconoce hasta ahora?

Y Dios es todavía más grande… Theo, God, Allah, Jehová, Jahvé

Dios, el Infinito, es más grande de lo que podemos captar o podemos comprender. Es el Todo… “El es el Primero y el Último”; el Interior y el Exterior; lo Visible y lo Oculto. El conoce todo. Dimensiones infinitas (sin tiempo) pero también un vacÍo sin límites, (vacuum without limits); dos medidas extremas que son al mismo tiempo, lo mismo.

No le pongamos forma, ni siquiera forma humana. Dios es imposible de explicar o comprender. Como dijo el poeta: No fuera Dios quien es; si fuera Dios comprendido y así, es más profundo alivio, el hablar que el entender:

¡Que Dios se entiende así mismo!...

Todo en Él es absoluto. Todo misericordioso, Todopoderoso, Todo Compasivo; si es la Luz, la luz absoluta; si es movimiento, el Movimiento Perpetuo; si es el tamaño, el Infinito. Pero el ser humano no puede captar lo absoluto, solo lo relativo. De allí que para captar la luz, necesitamos la sombra, para captar el movimiento, el reposo; para captar el amor, el odio, etc.

En ese contraste, nuestra mente falla porque relacionamos al infinito con su inverso, aclarando matemáticamente que el complemento del infinito es el conjunto vacío.

Esa es nuestra limitación mental, porque no podemos tampoco concebir al círculo sin circunferencia, porque éste desaparece. De allí que algunos científicos envalentonados de su propia ignorancia pretenden negar a Dios, solamente porque no tienen capacidad para abarcarlo.

La revelación de Dios, no significa que Dios se revela a sí mismo; sino que ésta viene de Dios, a través de sus enviados. Para encontrar a Dios no se piensa con el intelecto, sino con el amor, con los sentimientos, con la fe. Metafóricamente, no con el cerebro sino que con el corazón.

Finalmente el principio común a todas las religiones.

Amar a Dios sobre todas las cosas, pero también: Amar a tu prójimo como a ti mismo, por amor a Dios.

Amén.

 

http://www.nurainmagazine.info

 

Contacto

María del Carmen

609458688 idrisazzahra@gmail.com