El Cultivo de la virtud

03.04.2013 11:10

 

El Cultivo de la Virtud 
 

Cuando la educación meditativa de la atención se abrió camino por primera vez en Occidente desde Asia, uno de los primeros grupos en aprovecharse de ella fue el Mossad, la versión israelí de la CIA. La utilidad del samadhi o “atención enfocada en un punto” era obvia para ellos. Los objetivos a los que se dirigían eran clasificados. Desde entonces muchas organizaciones militares, equipos de baloncesto, y empresas han utilizado métodos contemplativos para mejorar su rendimiento y reducir el stress. Planteo esta cuestión no tanto porque quiera debatir la idoneidad de la enseñanza de la meditación a los comandos (las artes marciales han combinado durante mucho tiempo la meditación con la acción) sino porque deseo señalar la desconexión entre la virtud y la práctica contemplativa. La meditación, incluso el logro meditativo, no garantiza automáticamente que el meditante posea un juicio moral bueno o que practique una vida ética. 
 
Las historias en este aspecto son innumerables, tanto antiguas como modernas. Se dice que el sabio indio Milarepa (1052-1135) utilizó sus milagrosos siddhis o poderes psíquicos para destruir a un terrateniente avaricioso que trató a sus parientes de un modo inhumano. Los problemas de control de la ira han sido evidentemente un tema importante durante mucho tiempo, incluso entre maestros. En años recientes parece que casi toda tradición espiritual ha estado plagada de escándalos financieros o sexuales. Los maestros habilidosos y bienintencionados no son inmunes a estas tentaciones. Todo esto señala a una verdad fundamental, es decir, para que la práctica meditativa tenga valor como contribución positiva al mundo debe descansar sobre los fundamentos de un esfuerzo separado comprometido con el desarrollo moral. En la tradición budista esto es llamado sila o “virtud”, y se afirma que es la piedra angular del Noble Óctuple Sendero. En el seno de esta tradición las prácticas del correcto discurso, la correcta acción, y el ganarse la vida de un modo correcto se entienden como esenciales para el desarrollo moral. Aquellos que emprenden el entrenamiento dentro de la tradición budista, han de observar preceptos o reglas éticas: cinco para los practicantes seglares y 227 para un monje plenamente ordenado. 
 
En nuestro tiempo la estricta adherencia a un conjunto de  preceptos, no importa cuán cuidadosamente formulados y bienintencionados sean, viola con toda la razón nuestro sentido de autonomía. Podemos valorar la orientación moral, pero nosotros mismos nos hemos convertido en los jueces finales del juicio moral. Poseemos la habilidad, si aquietamos nuestras pasiones, de discernir claramente la decisión correcta en cualquier situación. Cuando la mística medieval Marguerite Porete escribió sobre las virtudes, “me alejo de ti”, fue quemada en la hoguera por la “Herejía del Espíritu Libre”.[7] Ella estaba avanzada a su tiempo al afirmar que su amor por Dios sería suficiente para guiar su vida. Enlazando sus opiniones con su renombrado predecesor, citó la famosa frase de San Agustín, “Ama y haz lo que quieras”, pero eso no la ayudó. La Iglesia sólo pudo imaginarse el caos que seguiría si todos siguieran su propio sentido del bien y el mal. Aunque podamos simpatizar con ellos, parece claro que las condiciones morales para la práctica contemplativa no pueden y no necesitan ser impuestas desde el exterior, en cierto sentido, todos nosotros somos (o deberíamos ser) “herejes” seguidores del libre espíritu. 
 
En vez de reglas, el practicante puede cultivar un conjunto de disposiciones o actitudes fundamentales que conducen a la virtud. Cuando la práctica está basada en estas disposiciones o actitudes uno siente que se ha establecido un fundamento moral adecuado. La primera actitud es la de humildad. Steiner llama a la humildad el portal o puerta que el contemplador debe franquear.[8] A través de ella ponemos el propio interés a un lado y reconocemos el gran valor de nuestros semejantes. La humildad conduce al “sendero de reverencia”. Aquí no estoy hablando de la reverencia a una persona, sino más bien de la reverencia hacia los elevados principios que buscamos encarnar. Las actitudes fundamentales de la humildad y la reverencia son incompatibles con el egoísmo, que es origen de mucha confusión moral.
 
 
 
 
 
 
¿Cómo cultivamos estas actitudes al comienzo de una sesión práctica? Aquí, como siempre, debe tenerse en cuenta al individuo. Lo que funciona para uno entorpecerá a otro. Para los místicos medievales, la plegaria era una entrada segura; estos meditantes, como muchos hoy, utilizaban las palabras de las Escrituras para cultivar la humildad y le devoción. Otros contemplativos modernos, sin embargo, pueden encontrar su asociación con la religión tradicional tan problemática que la plegaria es simplemente imposible. 
 
Muchos encuentran el camino hacia la humildad y la reverencia más fácilmente a través de la maravilla y el sobrecogimiento inspirados por el esplendor de la naturaleza. Evocar en la mente el cielo estrellado nocturno o la bóveda azul del cielo, o quizás un refugio favorito propio, tal como una roca, un árbol o el margen de un río especiales, puedan ayudarnos a encontrar nuestro camino hacia el portal de la humildad y el sendero de la reverencia.
 
 
 
En muchos individuos con los que he trabajado, he sentido la profunda paz y el simple gozo que experimentan al encontrar el lugar de la devoción interior cuando pasaban tiempo practicando la plegaria o la meditación sobre la naturaleza. A menudo desean quedarse ahí y profundizar su devoción, cultivarla no como un paso en el sendero hacia la investigación contemplativa, sino como una práctica con derecho propio. Como hablaré de esta posibilidad más tarde, para nuestros propósitos ahora reconoceremos el poder de la humildad, la reverencia y la devoción, y reconoceremos que estas actitudes proporcionan un sólido fundamento moral para la meditación. Su cultivo es una práctica en la virtud. 
 
Toda sesión práctica contemplativa debería comenzar atravesando el portal de la humildad y encontrando el sendero de la reverencia. 
 

 
 
Bienestar Interior 
 
Cuando nos retiramos por primera vez de la actividad exterior y nos ocupamos de la mente nos sorprendemos ante la traviesa confusión que generalmente prevalece. Los pensamientos se mueven con rapidez y sin control, como proviniendo de ninguna parte.
 
Nuestro planificador mental” cotidiano repentinamente aparece con tres compromisos acuciantes y olvidados que simplemente deben ser anotados antes de que los olvidemos. O nuestra mente se dirige hacia una discusión reciente con nuestro cónyuge, y lo que deberíamos haber dicho para defendernos, etc. Al principio la idea misma de que la mente pueda estar quieta, lúcida y bajo mi control parece una remota posibilidad si no una imposibilidad. Emociones olvidadas hace mucho o suprimidas vuelven a emerger; los pensamientos parecen poseer una vida incontenible, produciendo nuevos pensamientos a través de una lógica completamente propia. Con la mente en este estado, poco puede  esperarse de la meditación. 
 
Por tanto la tarea inicial es el cultivo de un equilibrio  mental y emocional o bienestar interior. Piensen en ello como una higiene interior, si lo desean. Es una parte esencial y recurrente de la práctica, y nunca debemos abandonarla.  
 
 
 
La clasificación de las aflicciones mentales y emociones negativas pueden encontrarse en la psicología Occidental así como en la Budista. Ciertamente, ¡el Budismo habla de 84.000 clases de emociones negativas! Aunque las 84.000 se reducen a cinco problemas fundamentales: odio, deseo, confusión, orgullo y envidia.[9] Otra forma útil de organizar las alteraciones se basa en una imagen triformada de la vida interior humana: pensamiento, sentimiento y voluntad. Cada una de estas áreas puede mostrar tendencias patológicas, que pueden ser notadas por el meditante y para las cuales se pueden aportar ejercicios contemplativos. El primer orden del asunto, por tanto, concierne a la práctica diseñada para mitigar tales alteraciones. Mientras que hay muchos ejercicios de ese estilo, varios de los cuales los daré en el capítulo 3, el ejercicio que doy aquí está basado en un ejercicio sugerido por Rudolf Steiner y se refiere al cuidado de nuestra vida emocional.[10] 
 
 
Normalmente vemos las experiencias, las emociones y los pensamientos desde el interior. Nos identificamos con ellos. Ellos son nosotros, nosotros somos ellos. En este sentido estamos enredados en nuestras emociones y pensamientos, y experimentamos un sentido de identidad personal a través de ellos. Tal experiencia del yo es una ilusión y una fuente de problemas. El primer ejercicio, por tanto, ha sido seleccionado para proporcionarnos algún distanciamiento de nuestras propias experiencias, permitiéndonos considerarlas desde el exterior y trabajar con ellas desde un nuevo punto de vista. El descubrimiento de ese nuevo y elevado punto de vista no siempre es fácil, pero una vez que aprendemos el camino hasta él, entonces el estrecho sendero hacia la ecuanimidad emocional puede abrírsenos y permitirnos considerar con soltura las más intensas luchas emocionales de la vida diaria desde el punto de vista con el que nos hemos familiarizado gracias a la meditación. A modo de introducción, relataré un episodio de la vida del líder americano de los derechos civiles, el doctor Martin Luther King. 
 
 
Durante sus años de trabajo en defensa de los negros americanos, Martin Luther King abogó incesantemente por la acción no-violencia como medio de llamar la atención sobre la opresión de los negros, especialmente en el Sur (de Estados Unidos). Recibió muchas amenazas y sufrió varios atentados contra su vida. En una ocasión su hogar en Montgomery, Alabama, fue volado con una bomba mientras se hallaba en una reunión en la iglesia.[11] El porche y la parte frontal de la casa fueron gravemente dañados. Su mujer, Coretta, y su hija Yoki estaban en la parte trasera de la casa en ese momento, y nadie resultó herido. Cuando llegó el señor King, se había reunido una agitada multitud de cientos de vecinos negros, listos para tomar represalias contra los policías que había allí. Su amadísimo líder y su familia habían sido atacados. Enfrentados ante la inminente posibilidad de un disturbio callejero, la policía le pidió a King que se dirigiera a la multitud. King salió a lo que quedaba se su porche delantero, alzó sus manos y todo el mundo se quedó en silencio. 
 
Él dijo: Creemos en la ley y el orden. No hagáis nada precipitado. No cojáis vuestras armas. Quien a hierro mata a hierro muere. Recordad que eso es lo que dijo Dios. No abogamos por la violencia. Queremos amar a nuestros enemigos. Yo quiero que améis a vuestros enemigos. Sed buenos con ellos. Amadles y dejadles saber que les amáis. Yo no empecé este boicot. Vosotros me pedisteis que os sirviera como portavoz. Quiero que se sepa a lo largo y ancho de este país que si se acaba conmigo este movimiento no se acabará. Si se acaba conmigo nuestro trabajo no parará. Pues lo que estamos haciendo es correcto. Lo que estamos haciendo es justo. Y Dios está con nosotros. 
 
Cuando Martin acabó, todos se fueron a sus casas sin violencia, diciendo “Amén” y “Dios te bendiga”. Había lágrimas en muchos rostros. Seguramente King había sentido las mismas emociones de ira ante el atentado contra su vida y las vidas de sus familiares, pero también fue capaz de encontrar un lugar en sí mismo desde el que pudo hablar y actuar, desde el que no respondió al odio con odio, sino que se enfrentó al odio con amor. 
 
En nuestras propias vidas experimentamos afrentas similares aunque seguramente menores, pero pueden conducirnos a largos períodos de ira perturbadora y agitación interna. El ejercicio contemplativo comienza seleccionando de nuestras experiencias pasadas una ocasión de odio, envidia, deseo, ira, etc. Debería ser fuerte pero no sobrecogedora ni demasiado reciente. 
 
Entonces, después de haber encontrado nuestro camino hasta el portal de la humildad y el sendero de la reverencia, revivimos la ocasión seleccionada. Según evoquéis la situación de nuevo en la mente, es importante permitir que las emociones negativas asociadas (deseo, orgullo, ira…) surjan de nuevo una vez más. Sentid su fuerza, sentid la agitación de los sentimientos y la resaca emocional que, si se deja libre, podría conduciros de vuelta a las oscuras e incontroladas emociones de la situación original. 
 
Sólo al ceder un poco las riendas a estos sentimientos podemos practicar su superación y aprender a controlar la situación bajo una nueva luz. Cuando las emociones comienzan a tomar el control, como la llegada de los vecinos furiosos de Martin Luther King, buscad dentro de vosotros un terreno más elevado, buscad un lugar desde el que contemplaros interiormente a vosotros mismos y al conjunto de la situación. Abarcad las partes conflictivas del drama con vuestro campo de atención. Sentid la contención entre dos yoes. Alejaos de la resaca de las emociones destructivas y ocupad vuestro lugar como testigos. Encontrad vuestro camino desde la mentalidad de la multitud hasta el Martin Luther King de vuestro interior. Desde vuestro nuevo punto de observación, proceded a experimentar la dinámica interior que hay en juego en la situación. 
 
Caer bajo el dominio de las emociones negativas es como quedarse ciego. Cuando nos dejamos llevar por la ira, el deseo o la envidia no vemos realmente quién o qué hay ante nosotros. No podemos juzgar las fuerzas en juego o intuir el camino correcto. Ahora, desde el nuevo punto de observación, tratad de ver quién está realmente ante vosotros y qué fuerzas se encuentran realmente activas. En medio del suceso, sentid la historia que hay detrás y la posibilidad que existe más allá de él. Los sucesos del día y ciertamente vuestra vida entera os han conducido al encuentro y a las emociones negativas. Son factores que pueden verse y apreciarse. 
 
Si hay otras personas involucradas, imaginadlas de una manera similar. Ellas también traen una historia y un futuro al encuentro; ellas también vivieron durante el día sucesos desconocidos para vosotros. No os psicoanalicéis a vosotros mismos ni a las otras personas. 
 
Más bien, apreciad simplemente, simpática y objetivamente, la complejidad y múltiples dimensiones del drama que se está desarrollando. No se trata de hallar lo correcto o incorrecto sino de comprensión compasiva. La fuerza emocional del intercambio, aunque aún presente, se ve y se experimenta ahora de forma diferente. Cuando hablamos y actuamos desde este lugar de comprensión compasiva, somos más capaces de dispersar el ataque de ira, y responder al odio con amor. 
 
Si estamos navegando en mar abierto y nos golpea una tormenta, ¿cómo respondemos? Maldecir simplemente el viento y los golpes de las olas sería inmaduro así como inefectivo. Es mucho mejor aceptar el hecho de la tormenta, sobre la que no tenemos control alguno, y dirigir nuestra atención a aquello sobre lo que sí tenemos control, es decir, nosotros mismos y el barco. ¿Cuánta vela deberíamos tener izada, cuál debería ser el rumbo, está la carga atada y las escotillas cerradas? La vida nos presenta tormentas y pruebas. A menudo no tenemos responsabilidad alguna en su creación, pero sí tenemos responsabilidad en cómo nos ocupemos de ellas. Este ejercicio, por tanto, no está diseñado para vaciarnos de emociones sino para guiarnos a través de los mares. 
 
Debería estar claro que no cultivamos la ecuanimidad para estar mejor preparados para un contraataque, sino para poder encontrar una oportunidad para la comprensión y la reconciliación. 
 
Desde el punto de observación del timón o del terreno elevado podríamos descubrir la insignificante base para nuestra envidia o los motivos ilusorios de nuestros deseos. El conocimiento así obtenido no conduce automáticamente a la destrucción de la envidia o el deseo. ¡Es mucho más duro vivir nuestros conocimientos que tenerlos! Sin embargo, un buen comienzo es no entregarnos a nuestras emociones, sino pararnos para dejar a un lado el ego, buscar un terreno más elevado, descubrir al Martin Luther King en nosotros, y mantener así el conflicto con un par de manos mucho más generosas. A veces llamo a esto el ejercicio Martin Luther King porque King, aunque tenía debilidades humanas, a menudo parecía vivir, hablar y actuar desde un elevado lugar más allá del ego, lugar al que podemos llamar “el yo silencioso”.
 
 
 
 
 
El Nacimiento del Yo Silencioso 
 
 
En un ensayo para un periódico estudiantil, Thomas Merton escribió acerca de la importancia del silencio creativo, en el que uno se dirige desde lo que llamó el “yo social”, que está definido por nuestras múltiples interacciones con los demás, hacia un “yo silencioso más profundo”[12], el tranquilo capitán del barco o el observador desde “la colina”. 
 
King había encontrado innumerables veces el camino hasta ese yo silencioso, más profundo, y así podía hablar y actuar desde él en vez de sucumbir a la mentalidad grupal. Para despertarnos, según nos exhorta a hacer Thoureau, necesitamos dar nacimiento al yo silencioso en medio de nuestra vida convencional de deberes y deseos. El cultivo del profundo bienestar interior puede culminar en el nacimiento del yo silencioso que usualmente queda oscurecido y olvidado. 
 
El poeta Juan Ramón Jiménez captura el misterio de nuestra más profunda identidad –nuestro yo silencioso- en su poema “Yo no soy yo” 
 
 
 
 
Yo no soy yo. 
Soy este 
Que va a mi lado sin yo verlo; 
Que, a veces, voy a ver, 
Y que, a veces, olvido. 
El que calla, sereno, cuando hablo, 
El que perdona, dulce, cuando odio, 
El que pasea por donde no estoy, 
El que quedará en pie cuando yo muera.[13] 
 
 
Jiménez trata aquí el gran misterio de nuestra verdadera identidad. No se puede desentrañar en unas pocas líneas, pero la experiencia es inconfundible. Habiendo atravesado el portal de la humildad y habiendo encontrado el sendero de la reverencia, la calma gradual de la mente, junto con la mejora de la atención, silencian al yo social. En el espacio contemplativo que se abre entonces en nosotros, el yo común se desvanece y comenzamos a operar con lo que Jiménez llama el no-yo. Típicamente desapercibido, sólo él perdura, sólo él quedará en pie cuando yo muera. Es decir, todos los aspectos exteriores de mi persona (género, profesión, conocimientos factuales…) pasarán, y sólo el no-yo perdurará. En el Budismo esto es el giro hacia an-atman o No-Yo; en el Cristianismo es el descubrimiento del “No yo, sino Cristo en mí” de San Pablo. Es como si desplazáramos nuestro modo de consciencia desde el centro hacia la periferia, y al hacerlo lo experimentáramos todo de nuevo.[14] Un hecho que despertó ira, o un encuentro que estimuló el deseo, cambian con el nacimiento del no-yo. La ira puede estar justificada, y podemos incluso valorar el sentimiento de indignación moral antes de dirigirnos hacia el no-yo. Aunque una vez que damos nacimiento al no-yo, tratamos con nuestra ira o nuestras penas de un modo diferente, como King trató con la multitud iracunda. 
 
Rumi comenzó su vida no como poeta y místico, sino como sabio de la literatura y la filosofía islámica. Su encuentro con el místico Shams-i-Tabriz a los 37 años comenzó la profunda transformación, pero hizo falta la trágica muerte de Shams tres años después, y el incontrolable duelo que le siguió, para abrir de par en par las compuertas de la poesía, la música y la comunión espiritual. 
 
Rumi necesitó muchos meses para dirigirse desde el yo que sólo veía la pérdida, hasta el no-yo o yo silencioso que pudo redescubrir una relación interior con Shams incluso después de su muerte. Al leer el poema de Rumi “La Casa de Huéspedes”, nos hace rememorar la profundidad de su sufrimiento y su pena.[15] 
 
 
Esto de ser un ser humano es como administrar una casa de huéspedes. 
Cada día una nueva visita. 
 
Una alegría, una tristeza, una decepción, 
alguna consciencia momentánea viene  
como un visitante inesperado. 
 
Dales la bienvenida y acógelos a todos ellos, 
incluso aunque sean un grupo de penas, 
que desvalija violentamente  
el mobiliario de tu casa. 
 
Trata a cada huésped honorablemente pues 
podría estar haciendo espacio  
para un nuevo deleite. 
 
El pensamiento oscuro, la vergüenza, la maldad, 
recíbelos en tu puerta sonriendo 
e invítalos a entrar. 
 
Sé agradecido a todo el que venga 
porque todos han sido enviados 
como guías del más allá. 
 
 
Todo lo que tenemos de Rumi, su poesía y su danza derviche, surgió con el nacimiento de su yo silencioso, o con el nacimiento de un yo superior que no tiene nada en común con el yo social convencional. 
 
Incluso aprendió a dar la bienvenida y tratar honorablemente la pérdida de su querido Shams. Seguramente, su encuentro con Shams –su verdadero amigo espiritual- fue “enviado como un guía del más allá”, pero también lo fue su pérdida. A partir de esa pérdida surgieron las miles de líneas que conforman su extraordinaria obra poética, el Mathnawi, conocido durante siglos como “el Qur’an in Pahlavi”. 
 
Según mi experiencia, si hemos practicado el ejercicio Martin Luther King en la quietud de la contemplación, entonces cuando nos encontremos una situación comparable en la vida real tendremos a nuestra disposición un nuevo recurso. Aún nos enfrentaremos a nuestra némesis, tendremos esa terrible y temible confrontación, pero ahora cuando nuestras emociones surgen y la resaca empieza a arrastrarnos, nos dirigimos automáticamente a un terreno más elevado. Buscamos y encontramos el estrecho sendero que nos conduce hasta el yo silencioso, un sendero que a menudo no encontrábamos en el pasado. Cuando el violento ataque nos golpea caminamos por un sendero que hemos limpiado de emociones destructivas y ahora tiene generosidad. Como consecuencia, nuestras palabras y acciones tienen un origen distinto, un origen que busca la comprensión mutua y la reconciliación en vez de la victoria. También podemos encontrarnos que esta forma de ser en ese momento produce una respuesta similar en la persona que tenemos delante. La gente con que nos topamos puede encontrarse hablando con una generosidad poco frecuente. A veces sucede que, en lugar de violencia, puede surgir un respeto por el otro, y con ello surge un nuevo comienzo para una relación. 
 
Esta práctica habla sólo de un aspecto problemático de la vida interior, pero puede resultar de enorme ayuda si se asume y se practica sistemáticamente. Describiré otras prácticas para el bienestar interior en el capítulo 3. A través de ellas no buscamos en último término un mero control de nuestras emociones sino transformarnos hasta tal punto que seamos generosos y compasivos por naturaleza en la vida. En vez de controlar nuestras emociones, hemos de llegar a ser personas diferentes, en las que estas características positivas sean intrínsecas. 
 
Tales cambios no suceden con rapidez. Somos un medio extraordinariamente resistente al cambio. Utilizando la metáfora de una escultura, nosotros seríamos al mismo tiempo la testaruda piedra, el cincel transformador y las manos del artista. El físico Erwin Schrödinger escribió:[16] 
 
 
Y así en cada paso, en cada día de nuestras vidas, como si dijéramos, algo que hasta entonces ya poseíamos y que tenía una determinada forma, ha de cambiar, ser superado, ser eliminado y reemplazado por algo nuevo. La resistencia de nuestra primitiva voluntad está correlacionada físicamente con la resistencia de la forma existente al cincel transformador. Pues nosotros mismos somos el cincel y la estatua, conquistadores y conquistados al mismo tiempo, es una verdadera y continua “auto-conquista” (Selbstüberwindung) 
 
 
Si recorremos, aunque solo sea una parte, del sendero hacia la meta de la auto-transformación, entonces el mundo a nuestro alrededor cambia también. Se ve con deleite y con un corazón firme y abierto. Nos sentimos como nutridos por una corriente oculta; tenemos paciencia y manifestamos buen juicio. El primer Salmo podría haberse escrito teniendo en cuenta esto:[17] 
 
 
 
 
Dichoso el hombre 
que no sigue el consejo del impío, 
ni en el camino del errado se detiene, 
ni en la reunión de los malvados toma asiento, 
sino que en la ley divina se complace 
y sobre ella medita, día y noche. 
 
Es como el árbol plantado en los arroyos, 
que da el fruto a su tiempo 
y sus hojas no se secan, 
en todo lo que hace tiene éxito. 
 
 
 
 
 
Meditación e Investigación Contemplativa 
 
 
El ejercicio Martin Luther King se ocupaba del establecimiento de una vida interior estable y saludable, y con el nacimiento del yo silencioso o no-yo. 
 
Si falta este cimiento entonces todo trabajo ulterior será en vano, conduciendo sólo a engaños y proyecciones. Por esta razón, la preparación es esencial para toda la práctica contemplativa subsiguiente. Porque la práctica contemplativa no se ocupa exclusivamente, ni siquiera fundamentalmente de nuestros problemas, falta de atención y aflicciones, por muy importantes que puedan resultar para nosotros personalmente. 
 
En el centro de la práctica está la meditación adecuada, que se ocupa de aquello que tiene valor para todos los seres humanos. Quizás mejor dicho, se ocupa de la verdadera naturaleza de las cosas. 
 
Nosotros comprendemos que las leyes de la geometría de Euclides no dependen ni de mí ni de mis preferencias. Asimismo, los descubrimientos de la ciencia son verdaderos en todos los países y en todos los tiempos, de otro modo los medicamentos antivirales y los teléfonos móviles no funcionarían en África como funcionan en América. El mundo no está organizado alrededor de mí, sino que tiene entidad propia. 
 
Cuando profundizamos en los ejercicios diseñados para promover la higiene interior, meditamos sobre la forma de ser de las cosas. Buscamos aquello que trasciende nuestros problemas personales. Esto no implica que nos desinteresemos de la condición humana, sino que dejamos a un lado los problemas particulares que afrontamos. Buscamos, a través de la meditación, confrontarnos con lo profundo y lo elevado, las realidades espirituales y morales que subyacen a todas las cosas. 
 
Yo veo esto como una progresión. Habiendo entrado a través del portal de la humildad, habiendo encontrado el sendero de la reverencia, habiendo cultivado una higiene interior, y habiendo dado nacimiento al yo silencioso, emprendemos la meditación correcta. 
 
En la meditación nos movemos a través de una secuencia de prácticas que comienza con la simple captación contemplativa y después profundiza esa captación hasta la investigación contemplativa sostenida, que con buena voluntad puede conducir al conocimiento contemplativo. 
 
Aunque requiere objetividad igual que la ciencia convencional, la investigación contemplativa difiere de la ciencia en un aspecto muy importante. Donde la ciencia convencional se esfuerza por desvincularse o distanciarse de la experiencia directa por el bien de la objetividad, la investigación contemplativa hace exactamente lo contrario.
 
Busca el compromiso con la experiencia directa, una participación mayor y más plena en los fenómenos de la consciencia. Logra la “objetividad” de una manera distinta, esto es, a través del auto-conocimiento y lo que Goethe denominó en sus escritos científicos un “delicado empirismo”[18] 
 
Después de trabajar higiénicamente sobre sus distracciones mentales y la inestabilidad emocional, el practicante aleja su atención del yo y la dirige a un conjunto de pensamientos y experiencias que van más allá de la vida personal. Las formas y contenidos posibles de la meditación en esta etapa son infinitamente variados. 
 
 
 
 
Las meditaciones pueden basarse en palabras, en imágenes, en captaciones de los sentidos, etcétera. Cada uno de estos aspectos tiene algo especial que ofrecernos, y cada uno de ellos será descrito en el capítulo 4. 
 
Escogiendo una sencilla flor de este hermoso ramo, podemos dirigirnos hacia la excepcional literatura espiritual de todos los tiempos, o a los poetas y sabios que han dado expresión a pensamientos y experiencias que tienen valor universal. Encontramos en ellos multitud de recursos para la meditación. Por ejemplo un pasaje de la Biblia o del Bhagavad Gita, o una línea de un poema de Emily Dickinson, puede utilizarse como tema de meditación. 
 
Tomad por ejemplo las palabras atribuidas a Tales y que se dice que se inscribieron en el muro del Templo de Delfos: “¡Hombre, conócete a ti mismo!” Al principio este mandato parece sumergirnos de nuevo en nosotros mismos, pero este no es necesariamente el caso. 
 
Podemos acoger estas palabras de forma que se dirijan a la condición humana en general y no a nosotros en particular. Al comenzar la meditación, podemos simplemente pronunciar las palabras, repitiéndolas una y otra vez. Entonces podemos profundizar para “vivenciar las palabras”, manteniendo cada una de ellas en el centro de nuestra atención. Con cada palabra o frase hay una imagen o concepto asociado. Nos abrimos camino hacia delante y atrás repetidamente entre la palabra, la imagen y el concepto. 
 
Las palabras “conocer” y “ti mismo”, por ejemplo, asumen un carácter multifacético, con muchas capas, incluso infinito. El verso o línea meditativa es como una estrella en el horizonte, infinitamente lejana pero proporciona orientación e inspiración. 
 
A causa de su riqueza existen innumerables formas de trabajar con cada meditación. Por ejemplo, primero pronuncio lentamente la frase varias veces de manera interior, pronunciándola silenciosamente para mí mismo. Le dedico a cada palabra toda mi atención, sintiendo su significado particular. Una vez que he centrado mi atención en estas palabras, “¡Hombre, conócete a ti mismo!”, desplazo entonces la voz que habla, de tal forma que las palabras sean pronunciadas desde fuera de la periferia, como si provinieran de los lejanos confines del espacio o de las “atalayas”, del cielo, y de la tierra. Las palabras se me dirigen; son una llamada desde el entorno más amplio que me rodea. La llamada se dirige específicamente a mí como ser humano. Es una llamada al auto-conocimiento. Escucho la llamada, hago una pausa, y asumo el mandato. 
 
Me dirijo primero hacia mí mismo como ser humano físico. Siento el aspecto terrenal, substancial de mi ser: mi cuerpo físico. Comienzo con mis extremidades, mis manos y brazos, mis pies y piernas. Puedo incluso moverlas ligeramente para sentir su presencia física con mayor plenitud. 
 
Entonces me centro en mi sección media, mi pecho y mi espalda. Siento mi respiración y mi latido. Estos también forman parte de mi naturaleza física. Finalmente me centro en mi cabeza, que descansa tranquilamente en lo alto de mi cuerpo; su sólida forma redonda alberga los sentidos, cerrados ahora al mundo. Las extremidades, el torso y la cabeza forman el ser humano físico. Me imagino cada uno de ellos y su relación mutua. Conozco al ser humano físico. Descanso durante un tiempo con esta imagen y experiencia en mi interior. 
 
Después me dirijo a la vida interior de pensamientos, sentimientos e intenciones. Siento cómo mi voluntad se deja llevar misteriosamente. Mis intenciones para pensar o actuar culminan, a través de formas que me son desconocidas, en un flujo coordinado de movimiento. Vivo en esa actividad, que puedo dirigir. Es parte de mi naturaleza. Además tengo una vida plena de sentimientos. Los sentimientos de simpatía o antipatía, de agotamiento o alerta, de excitación o remordimiento están presentes en mi interior. Siento la importancia que tienen para mí, cuánto en mi vida está determinado por ellos o se refleja en ellos. Normalmente sólo soy parcialmente consciente de su importancia y sólo los controlo parcialmente. Su dominio se halla parcialmente velado aunque abierto a mi interés y respondiendo a mi actividad. Estos sentimientos constituyen una parte de mi naturaleza en no menor medida que mi cuerpo físico. 
 
Finalmente me dirijo a mis pensamientos. Mi vida de pensamiento es a la vez mi vida y además participa en algo que me trasciende. Me puedo comunicar con otras personas, compartir mis pensamientos con ellas. Esto indica algo universal en el pensamiento: como todos los demás, participo en una corriente universal de actividad pensadora. Sé, gracias a haberlo vivenciado interiormente, que el pensamiento es parte de mi naturaleza. 
 
 
Los tres –pensamiento, sentimiento y voluntad- 
se entrelazan para formar uno solo yo.
 
 
Todos y cada uno de los pensamientos de mi meditación (a menos que me haya distraído) han sido premeditados, intencionados, y siento el flujo y el reflujo de sentimientos asociados con cada pensamiento. De estos pensamientos bien pueden resultar acciones. Los tres forman una unidad natural. Son como las extremidades, el tronco y la cabeza: separables aunque en realidad se encuentran entrelazados. Los tres son necesarios. Los tres son yo. Tranquilamente vivo en los tres y en el uno. 
 
Finalmente, dirijo mi atención lejos del cuerpo, incluso lejos de mis pensamientos, sentimientos e intenciones. Dirijo mi atención a una presencia o actividad que anima pero trasciende todo esto. Se enciende en el pensamiento pero no es el contenido de pensamiento que vivencio. Este tercer aspecto de mí mismo es el más esquivo e invisible, y aun así siento que es el aspecto esencial y universal que es verdaderamente yo y no sólo yo. Sólo lo siento en su reflejo. Podría considerarse mi Yo, pero en una forma que no tiene género ni edad ni posee ninguna característica particular. Sin él sólo sería cuerpo y mente, materia física, sentimientos, pensamientos y hábitos, pero faltarían mi originalidad y mi genio. En el lenguaje de las reflexiones matutinas de Thoureau, estaría condenado a dormir para siempre, porque sólo este ser tiene la posibilidad de despertarme a una vida poética y divina. Al dirigir mi atención hacia este yo silencioso siento los indicios de un Yo que es un no-yo. Lo reconozco también como parte de mí, o quizás yo soy parte de él. 
 
Entonces reúno los tres aspectos –cuerpo, alma y espíritu- en el espacio de mi meditación. Todos ellos conforman el yo; cada uno es real y está presente. Siento su presencia, su realidad, por separado y juntos. Mantengo este sentimiento el mayor tiempo posible, y entonces con una clara intención, vacío mi consciencia de estas imágenes e ideas. Me vacío completamente, pero mantengo mi atención abierta y viva silenciosamente en el espacio meditativo así preparado. He dado forma al vacío con mi actividad. Ahora que el espacio de mi meditación está vacío de mi contenido, de mis pensamientos y sentimientos, puedo mantener una atención abierta sin expectativas y sin tratar de captar nada. Sin tratar de ver o escuchar, sin embargo, puedo sentir o vivenciar algo reverberando en ese espacio, haciéndose sentir durante un tiempo más o menos largo, cambiando y después desapareciendo. Esperando, sin tratar de captar nada, uno se siente agradecido. En las palabras del Tao Te Ching,[19] 
 
 
 
 
¿Tienes la paciencia de esperar 
hasta que tu lodo se deposite en el fondo 
y el agua sea clara? 
 
¿Puedes permanecer inmóvil 
hasta que la acción correcta  
surja por sí misma? 
 
El Maestro no busca el éxito. 
No busca, no espera. 
 
Él está presente y puede dar la bienvenida a todo. 
 
 
He aprendido a dar la bienvenida a todas las cosas. Una profunda paz se establece en el cuerpo y en la mente. Descanso dentro de esa paz con gratitud. Sintiendo que la meditación está completa, regreso. 
 
En la meditación nos movemos entre la atención enfocada y la atención abierta. Entregamos nuestra plena atención a las palabras individuales del texto que hemos elegido, y a sus imágenes y significados asociados. Entonces avanzamos hacia la relación que mantienen entre ellos de tal forma que se vivencia un organismo vivo de pensamiento. Dejamos que esta experiencia se intensifique al mantener el conjunto de pensamientos interiormente ante nosotros. Puede que necesitemos volver a pronunciar las palabras, elaborar las imágenes, reconstruir los significados, y sentir de nuevo su interrelación para encontrar apoyo e intensificar la experiencia. Después de un período de vívida concentración sobre el contenido de la meditación, liberamos el contenido. Aquello que sujetábamos se ha ido. Nuestra atención se abre. Estamos completamente presentes. Se ha preparado intencionadamente un espacio psíquico interior, y permanecemos en ese espacio. Esperamos, sin expectativas, sin esperanza, tan sólo presentes para recibir lo que pueda o no surgir dentro de la quietud infinita. Si una tímida, naciente experiencia emerge en el espacio que hemos preparado, entonces la recibimos con gratitud y con delicadeza: sin ansia, sin buscarla. 
 
 
 
 
Veo esto como una especie de “respiración” de la atención. Primero permanecemos enfocados atentamente sobre un objeto de contemplación, pero después el objeto es liberado y mantenemos nuestra consciencia abierta, sin enfocar. Estamos respirando, no aire, sino la luz interior de la mente, lo que yo llamo respiración cognitiva. En ella vivimos en un tempo lento, alternando entre la atención enfocada y la apertura. Cuando respiramos la luz de la atención, sentimos un cambio en nuestro estado de consciencia durante la meditación. Se pueden presentar sentimientos de expansión y de unión, de vitalidad y movimiento. Tales sentimientos pueden hacerse especialmente evidentes durante la fase de atención abierta. 
 
Mientras caminaba a través del Boston Common en un estado de reflexión, Ralph Waldo Emmerson describió su experiencia interior en vívidos términos: “…mi cabeza bañada por el despreocupado aire y elevada al espacio infinito, todo mezquino egoísmo se desvanece. Me convierto en un ojo transparente; no soy nada; lo veo todo; las corrientes del Ser Universal circulan a través de mí”.[20] En este famoso pasaje Emmerson escribe acerca de la participación en una realidad más abarcante que él mismo, que llega más allá del pequeño ego de la consciencia convencional. Su yo social, su persona, se ha desvanecido y las corrientes del Ser Universal circulan a través de él. La experiencia de Emmerson sitúa ante nosotros el complejo asunto de la experiencia contemplativa. 
 
 
 
El Viaje de Regreso 
 
El viaje de regreso es tan importante como el viaje de ida. Habiendo vivenciado nuestra salida a través de las palabras “¡Hombre, conócete a ti mismo!”, podemos pronunciarlas una vez más interiormente cuando estamos regresando. Cuando escuchamos por primera vez estas cinco palabras, su plenitud aún no era evidente, pero ahora que las hemos meditado, una profundidad o aura de significado las impregna. En el viaje de regreso escuchamos las palabras de una manera diferente; portan consigo capas de vivencias e imágenes. Buscamos integrar esa riqueza de experiencias en nuestras vidas según regresamos a casa. 
 
Hemos nacido en una vida de servicio y trabajo. Esto es importante. La meditación no es ninguna evasión. Sólo es una preparación para la vida. Regresamos a nosotros mismos con mayor profundidad, más despiertos, y reafirmados por nuestro contacto con lo infinito, con los misterios de nuestra propia naturaleza, con lo divino. Si nuestra meditación ha tenido éxito, podemos incluso ser reticentes a regresar. Tal reticencia, sin embargo, no se halla en consonancia con los fundamentos morales del amor y el altruismo que establecimos al comienzo. Los frutos de la vida meditativa no son para que los acaparemos, sino para compartirlos. 
 
La contemplación se emprende adecuadamente como un acto desinteresado de servicio, y así el regreso es la verdadera meta. Si hemos vivido rectamente en el sagrado espacio de la meditación entonces seremos más aptos, más intuitivos para la vida y la amaremos aún más. 
 
Si entramos a través del portal de la humildad, entonces salimos a través del portal de la gratitud. Hay un número infinito de maneras de decir gracias. De ese modo también existen incontables formas de cerrar una sesión meditativa. En la tradición Budista uno sella la meditación al dedicar sus frutos al beneficio de todos los seres que sienten, para que puedan liberarse del sufrimiento. En otras tradiciones uno cierra con una plegaria de gratitud, como el Salmo 131:[21] 
 
 
 
Mi corazón, Señor, no es altanero, 
ni mis ojos altivos. 
No voy tras lo grandioso, 
ni tras lo prodigioso, que me excede, 
mas allano y aquieto mis deseos, 
como el niño en el regazo de su madre: 
como el niño en el regazo, 
así están conmigo mis deseos. 
 
 
 
 
 
 

La Experiencia Contemplativa 
 
 
Con la práctica contemplativa aparece la experiencia contemplativa, esta puede ser del tipo experimentado por Emmerson o puede tener miríadas de otras variantes. ¿Qué hemos de hacer con tales experiencias? 
 
Las tradiciones contemplativas asumen un amplio conjunto de puntos de vista en relación con el significado de las experiencias vividas durante la meditación. ¿Cuál es la actitud adecuada del meditador hacia tales experiencias? En un extremo tenemos las palabras del siglo XVI de San Juan de la Cruz, que fue un profundo meditador. Después de relatar con extraordinaria precisión una lista de experiencias contemplativas, recomienda que nos alejemos de todas esas distracciones, que nos desvían de la tarea principal, tal como él la veía, el establecimiento de la fe. 
 
Debemos desencumbrar el intelecto de estas captaciones espirituales guiándolo y dirigiéndolo a través de ellas hasta la noche espiritual de la fe. Una persona no debiera guardar o atesorar las formas de estas visiones impresas en él, ni debiera tener el deseo de aferrarse a ellas. Al hacerlo, lo que habita en su interior le entorpecería (aquellas formas, imágenes, y figuras de personas), y no viajaría hasta Dios a través de la negación de todas las cosas… Cuanto más desea uno la oscuridad y la aniquilación de sí mismo en relación con todas las visiones, exterior o interiormente perceptibles, mayor será la infusión de fe y consecuentemente de amor y esperanza, ya que estas virtudes teológicas aumentan unidas.[22] 
 
 
San Juan de la Cruz por tanto aboga por que abracemos la profunda 
y oscura noche de la fe.
 
 
Por otra parte, las tradiciones Gnósticas y místicas de todos los pueblos han atesorado la iluminación de la consciencia por medio de la meditación y los conocimientos que se derivan de la experiencia contemplativa. Se pueden hallar textos relativos a estas experiencias en cada cultura indígena y en toda tradición de fe. 
 
El psicólogo de Harvard, William James buscó a aquellos que habían tenido sólidas experiencias místicas, y escribió sobre la importancia de una ciencia de esas experiencias. 
 
La detallada presentación de Rudolf Steiner de sus propias experiencias, constituye un extraordinario ejemplo de meditador moderno, científicamente orientado y filosóficamente entrenado, que escribe y habla directamente a partir de su experiencia meditativa. Me sitúo dentro de este linaje contemplativo y creo que puede derivarse mucho provecho del trabajo contemplativo continuado. El valor potencial de las experiencias contemplativas –no sólo para el meditante, sino también para la sociedad- requiere que nos tomemos estas experiencias meditativas con gran seriedad. 
 
Para que la investigación contemplativa ocupe su lugar entre los caminos más apreciados por la humanidad para llegar hasta el conocimiento verdadero, muchas personas deben asumir sus métodos, aplicarlos con cuidado y consistencia, y comunicarse sus experiencias entre ellas hasta alcanzar un consenso. 
 
Las etapas de la investigación contemplativa incluyen todas aquellas que he descrito desde el fundamento moral de la humildad y la reverencia, pasando a través de la higiene, hasta la meditación sobre un determinado contenido. Ese contenido puede ser un tema de investigación o una pregunta. 
 
Describiré con mucha más profusión en capítulos posteriores el ámbito y prácticas de la investigación contemplativa tal como yo la veo, pero resumiendo, sería aplicar la respiración de la atención a la investigación que uno lleva a cabo. Creo que de una manera informal e inconsciente ya es parte del proceso de descubrimiento de los individuos creativos. 
 
 
Mientras San Juan y los Budistas tienen razón al alertarnos en relación con los peligros de apego a los estados alterados de consciencia o a las extraordinarias experiencias, podemos cultivar una orientación saludable, desapegada. 
 
El problema potencial es nuestra actitud, y no las experiencias en sí. Es por tanto de suma importancia crear una relación correcta con la experiencia contemplativa, para que no se convierta en una distracción de la meta principal. En particular, uno debería abstenerse de explotar las experiencias o incluso de interpretarlas prematuramente. 
 
La actitud más saludable es la de la simple aceptación, tratando tales experiencias como fenómenos inesperados cuyo significado se nos revelará en su momento, pero que no necesitan ser comprendidas inmediatamente. 
 
Las experiencias vivenciadas durante la meditación pueden ser novedosas y maravillosas, y podemos observarlas apreciativamente, pero deberíamos abstenernos de hablar de ellas excepto con un profesor, colega o amigo de confianza. En las etapas más avanzadas de la práctica meditativa, el significado se une a la experiencia, pero al principio usualmente no. Con esto quiero decir que practicar más allá de lo que he descrito en este capítulo puede profundizar tanto nuestro compromiso que surja un conocimiento claro como parte integral de nuestra meditación. Estamos en el sendero del conocimiento, pero se necesita sobre todo paciencia, y al egocentrismo, que aspirábamos a dejar detrás en el primer portal hacia la meditación, no se le debiera permitir que enturbie aquí nuestra visión. Los pormenores de estas prácticas se describirán hacia el final de esta obra. 
 
Mientras que la vida meditativa es diferente para cada persona, los elementos clave son comunes para la mayoría. Como he enfatizado, debemos establecer el fundamento moral correcto para la meditación mediante el cultivo de las actitudes de humildad, reverencia y altruismo. El verdadero fundamento para la vida meditativa es el amor. Una vez que caminamos a través del portal de la humildad, pronto descubriremos el tumulto de nuestra vida interior y la necesidad de ocuparnos de él. 
 
Se emprenden ejercicios para controlar y en último término transformar el caos de la mente en un estado de calma y claridad dentro del cual un nuevo sentido del yo –el yo silencioso- puede emerger. No necesitamos esperar a lograr completamente esto (si lo hiciéramos, esperaríamos para siempre) para comenzar a meditar sobre los sublimes pensamientos de las escrituras, los misterios de la naturaleza, nuestra propia constitución humana, o los temas de investigación con los que estamos ocupados. Finalmente, debemos regresar a la vida como seres plenamente encarnados, integrando nuestras experiencias contemplativas en la vida cotidiana, con gratitud por el tiempo y las experiencias que se nos han regalado… y conscientes de que nuestro trabajo en la vida se enriquecerá con ello. Cada día retomamos el paciente trabajo de renovación.
 
 
 
 
Como Thoureau escribió, “Dicen que en la bañera del Rey Tching-thang estaba grabada la siguiente leyenda: 
 
‘Renuévate a ti mismo por completo cada día, hazlo una y otra vez, 
y por siempre de nuevo’”.[23] 
 
 
 
 
Arthur Zajonc
 
Traducido por Luis Javier Jiménez  
Equipo Redacción Revista BIOSOPHIA 
 
 
[1] Rilke, carta del 12 de agosto de 1904 a Franz Kappus, traducción de Stephen Mitchell, Letters to a Young Poet (Cartas a un Joven Poeta) (New York: Vintage, 1986), p. 87; o en alemán en Von Kunst und Leben, p. 159. 
 
[2] Daniel Goleman, Emotional Intelligence (Inteligencia Emocional) (New York: Bantam Books, 1995) 
 
[3] Rudolf Steiner, Die Verbindung zwishen Lebenden und Toten, Gesamtausgabe 168 (Dornach, Suiza: Rudolf Steiner Verlag, 1995), pp. 94-95. 
 
[4] Rainer Maria Rilke, “Moderne Lyrik” en Von Kunst und Leben (Frankfurt am Main: Insel Verlag, 2001), p. 9 (traducción de Arthur Zajonc). 
 
[5] Thomas Merton, “Love and Solitude”, Love and Living, (“Amor y Soledad”, El Amor y la vida), ed. Naomi Burton y Brother Patrick Hart (New York: Harcourt Brace, 1985). 
 
[6] Arthur Zajonc, “Dawning of Free Communities for Collective Wisdom” (El Amanecer de las Comunidades Libres para la Sabiduría Colectiva”:  
http://www.collectivewisdominitiative.org/papers/zajonc_dawning.htm  
 
[7]Marguerite Porete, The Mirror of the Simple Soul in Medieval Writings on Female Spirituality (El Reflejo del Alma Sencilla en los Escritos Medievales sobre la Espiritualidad Femenina), ed. Elizabeth Spearing (New York: Penguin 2002), p. 120 y siguientes. 
 
[8] Rudolf Steiner, Cómo Conocer los Mundos Superiores (Hudson, NY: Editorial Rudolf Steiner, p. 18. 
 
[9] Daniel Goleman, Destructive Emotions (Emociones Destructivas) (New York: Bantam Books, 2003), p. 78; B. Alan Wallace, Tibetan Buddhism from the Ground Up (Budismo Tibetano desde lo Básico) (Boston: Wisdom Publication, 1993), Capítulo 5. 
 
[10] Rudolf Steiner, Cómo Conocer los Mundos Superiores, Editorial Rudolf Steiner. 
 
[11] Martin Luther King Jr. The Autobiography of Martin Luther King Jr., ed. Clayborne Carson (New York: IPM/Warner Books, 2001), Capítulo 8. 
 
[12] Thomas Merton, reimpreso en Bulletin of Monastic Interreligious Dialogue (Boletín de Diálogo Interreligioso Monástico), nº 67, Agosto de 2001. También online en www.monasticdialog.com/bulletins/67/merton.htm  
 
[13] Juan Ramón Jiménez, herederos de Juan Ramón Jiménez. 
 
[14] El lenguaje nos falla al tratar de describir el no-yo. Como en la teología negativa o la via negativa, los peligros asociados a describir los atributos positivos de un yo superior son insalvables. 
 
[15] Rumi:The Book of Love (Rumi: El Libro del Amor), trad. Coleman Barks (New York: Harper Collins, 2003), p. 179 
 
[16]Erwin Schrödinger, What is Life? Mind and Matter (¿Qué es la Vida? Mente y Materia) (Londres: Cambridge University Press, 1967), p. 107. 
 
[17] Stephen Mitchell, The Enlightened Heart (El Corazón Iluminado) (New York: Harper & Row, 1989), p. 5. 
 
[18] Más sobre la ciencia de Goethe en Goethe’s Way of Science (La Forma de Ciencia de Goethe), de David Seamon y Arthur Zajonc, (Albany, NY: SUNY Press, 1998) o The Wholeness of Nature (La Completitud de la Naturaleza), de Henri Bortoft, (Hudson, NY: Lindisfarne Press, 1996). 
 
[19] Stephen Mitchell, Tao Te Ching (New York: Harper Collins, 1998), p. 15. 
 
[20] Ralph Waldo Emmerson, “Nature 1836”, Selected Essays (Ensayos Escogidos) editado por Larzer Ziff (New York: Penguin Books, 1992), p. 39. 
 
[21] Salmo 131, La Biblia, editorial Herder, 2005. 
 
[22] San Juan de la Cruz, El Ascenso del Monte Carmelo, Capítulo 23. 
 
[23] Thoreau, Walden and Civil Disobedience (Walden y la Desobediencia Civil), p. 60.

Contacto

María del Carmen

609458688 idrisazzahra@gmail.com