Formas de respirar

23.04.2013 10:37

A fin de entrar en un estado de total relajación, es decir, entrar en un estado de completo reposo físico y mental, necesario para poder acceder a la MEDITACIÓN, es imprescindible realizar una correcta respiración.

La RESPIRACIÓN ha de ser natural y debe realizarse sin esfuerzos, ya que cualquier condicionamiento en el proceso de la respiración, impediría una correcta relajación.

Existen diversos tipos de respiración, cada uno adaptado a una circunstancia determinada, pero para el caso que ahora nos ocupa, (como llegar a una relajación), sólo vamos a centrarnos en el método natural más sencillo y práctico.

Aunque pensemos que el hecho de respirar se realiza de forma inconsciente y automática, en realidad es el único proceso vital que podemos manipular o modificar a voluntad.

Al ser capaces de alterar el ritmo de la respiración, también estaremos alterando la composición de la sangre, ya que al llevar ésta mayor o menor cantidad de oxigeno al cerebro, estaremos propiciando diferentes reacciones físicas y psíquicas.

De esta forma, como veremos más adelante en el ultimo capitulo, se puede conseguir acceder a estados alterados de la conciencia, sin que para ello sea necesario ingerir droga o planta psicoactiva alguna, de una forma totalmente natural y controlada.

Pero como ya se ha dicho, ahora nos interesa conocer un sistema sencillo, fácil y natural que nos permita acceder de una forma segura a un estado de total RELAJACIÓN.

Para ello vamos a utilizar el método de respiración conocido como "La Respiración Abdominal" en la que vamos a incluir algunas pequeñas variaciones.

En la RESPIRACION ABDOMINAL, veremos como al inspirar, mientras desciende el diafragma, el abdomen se va hinchando, quedando la base de los pulmones llena de aire, a la vez que el masaje suave en el abdomen, provocado por el movimiento del diafragma, favorece el funcionamiento de sus órganos.

Tal como ocurre en los métodos de respiración utilizados por los yoguis o hindúes, la parte más importante de la respiración radica en la espiración, en el tiempo utilizado en el desalojo del aire de los pulmones, ya que para poder llenar plenamente los pulmones, primero es necesario vaciarlos del todo y cuanto más aire entre en los pulmones, más oxigeno llegará a la sangre y por tanto al cerebro.

Como caso práctico expondremos un ejemplo de respiración abdominal con unos tiempos aproximados en cada secuencia.

1º - Inspirar (trataremos de inspirar lenta y profundamente hasta llenar por completo los pulmones y el abdomen, esta secuencia podemos realizarla en un tiempo de 4 a 6 segundos, según la corpulencia o capacidad torácica de cada cual).

2º - Mantener el aire en los pulmones (se recomienda retener el aire de forma natural, si es posible 4 segundos, sin que suponga un esfuerzo)

3º - Espirar (esta es la parte más importante del ciclo, de deberá de intentar soltar el aire de forma muy lenta, lo más lenta posible, sin que suponga un esfuerzo. Se recomienda un mínimo de 8 segundos o hasta que se hayan vaciado totalmente los pulmones y el abdomen).

4º - Tiempo de espera, antes de volver a inspirar. (se recomienda 4 segundos).

Con este sencillo método conseguiremos acceder a una relajación, siempre que el ritmo no se realice de forma incómoda para nosotros, por lo que es aconsejable que en las primeras ocasiones y hasta conseguir el ritmo ideal, realizar la respiración al ritmo que nuestro cuerpo lo pueda llevar a cabo sin ningún esfuerzo o incomodidad.

En este primer ejercicio, practicaremos la respiración que luego nos servirá, junto con otras técnicas, para adentrarnos en el mundo sutil del chamán.

Como vemos, la respiración es fundamental para conseguir un estado alterado de la conciencia y en este caso, para acceder a un estado de total relajación.

A través de la RELAJACIÓN, podremos acceder a realizar el ejercicio de la MEDITACIÓN.

LA MEDITACIÓN .

¿Qué es la meditación?

Existen diferentes definiciones para explicar lo que es la meditación, pero aquí vamos a intentar explicarlo de manera que resulte sencillo comprender.

En el aspecto que nos ocupa, (chamanismo) meditar sería sinónimo de "aquietarse" y en este caso, una descripción acertada sería decir que, cuando meditamos o nos "aquietamos", lo que hacemos es que nuestras emociones y la mente guarden silencio, es decir, se aquieten, con la finalidad de "escuchar" la voz de nuestro ser interior, la voz del Alma.

Así, diremos que, a través de la meditación o una vez "aquietados", podremos acceder a ese estado de conciencia en que es posible contactar, mediante el alma, con la fuente universal de la sabiduría, con la energía vital, con la fuerza universal, con Dios.

Una vez que hemos conseguido acceder a dicho estado, donde nuestra alma es el vehículo, iremos notando como nuestra vida adquiere un sentido diferente, con más consciencia, donde ese contacto será la llave a muchas, sino todas, las respuestas que la vida nos plantea.

Para realizar un ejercicio de meditación, según sea la corriente espiritual, religiosa, yódica o de cualquier otra tendencia, será necesario practicar una serie de posturas físicas o asanas a fin de asegurarse los resultados de las distintas modalidades.

En este caso, yo soy partidario de realizarla sin demasiado rigor técnico, es decir, hay que llegar al estado de la meditación lo más relajado posible, independientemente de que determinada técnica tenga más o menos aceptación para los demás, ya que seremos nosotros mismos quienes tendremos que experimentar de acuerdo a nuestras capacidades. Por ello, aconsejo que simplemente nos dispongamos de la manera más cómoda que nos permita sentir nuestra mente "en blanco", es decir, no pensamientos, no sentimientos.

Como ya hemos comentado anteriormente, una manera de acceder a este estado alterado de la conciencia es a través del ejercicio de respiración ya comentado, por lo que aconsejo realizarlo tantas veces sea necesario, hasta conseguir alcanzar un estado total de quietud física y psíquica.

Entrar en la disyuntiva de si es mejor mantenerse sentado en el suelo, con la espalda recta, en la posición de Loto, o si es mejor mantenerse estirado en el suelo o sobre una cama, por poner sólo unos ejemplos, es una cuestión que dejo a la elección de cada cual, pues como ya dije, lo importante es alcanzar el estado de total quietud mental y física, no importa el método que se siga.

En cambio, como veremos más adelante, en la siguiente, si hay determinadas posiciones físicas que serán necesarias adoptar para poder experimentar sensaciones físicas y psíquicas a través del estado alterado de la conciencia.

No obstante a lo anteriormente expuesto, si alguien cree necesario realizar la meditación mediante un método tradicional, a continuación paso a detallar uno de los procedimientos más aceptados.

En primer lugar se adoptará la siguiente postura:

Sentados sobre el suelo con la espalda recta, las piernas cruzadas (al estilo Indio), siempre que sea posible, con las rodillas tocando el suelo.

El vientre debe mantenerse relajado y levemente sobresalido.

Las manos juntas en el regazo, con los pulgares en contacto, o si se prefiere reposando cada una sobre una pierna.

Los hombros tirados con suavidad hacia atrás y el pecho abierto, codos despegados del cuerpo.

El mentón (la barbilla) metido y la cabeza recta y equilibrada, sin caer hacia adelante o atrás.

Los ojos entreabiertos, con la mirada en reposo hacia el suelo, sin fijarse.

Los labios entre abiertos, la lengua hacia el paladar, de forma relajada.

Todas estás posiciones deben de llevarse a cabo de forma relajada, sin ningún tipo de tensión.

Una vez hemos tomado conciencia general de la postura adoptada, pasaremos a relajar uno por uno, los puntos clave: boca, mandíbula, manos, hombros, nuca y abdomen.

A partir de aquí, pondremos en práctica el sitema de respiración ya mencionado en los párrafos anteriores. (La Respiración Abdominal)

Al margen de los objetivos que nos hayamos marcado, con la meditación también se obtienen diversos beneficios tanto de tipo físico como psíquico. Como ejemplo de ello podemos decir que gracias a la realización de forma asidua de la meditación se obtienen beneficios de refuerzo del sistema inmunológico, armonizando y sincronizando todas las funciones orgánicas, así como la regulación del equilibrio del medio interno, cuerpo-mente, relajamiento neuronal, estabilización de la presión arterial, mayor agilidad, flexibilidad y vitalidad corporal, lo que repercute en una mayor longevidad. A nivel psíquico se obtiene un mayor equilibrio mental, claridad de pensamiento e incremento de la memoria e inteligencia, mayor nivel de autoconfianza y sobre todo, una agradable sensación de paz interior.

Para finalizar, decir que a través de la respiración, sahumerios, incienso y música apropiada al momento, se llega a acceder al estado alterado de conciencia que, junto con la producción que de forma natural hace el cerebro de la DMT, nos permitirá sumergirnos en el mundo del nahual y beneficiarnos de los conocimientos a los que tengamos acceso.